Mundo Juanita

publicaciones

 

Nos encontramos en un departamento en pleno centro de Santiago, en la calle Merced, en ese tipo de construcciones apreciadas por sus años de vida junto al Parque Forestal. En este lugar viven Juanita Vial, su hija Esperanza, de dos años, y los tres gatos: Marco, Marta y Silvio, que deambulan con la libertad y presencia que sólo ellos pueden tener. La relación de Juanita y el mundo felino es intensa, con historias y sentido, porque no sólo se limita a quererlos, sino que realmente trabaja por ellos, participando de conferencias pro cuidado animal.

Se confirma la idea de que la pasión mueve a esta productora de moda, dueña de un alma felina, gitana y artística que invade los ambientes de todo el departamento donde vive hace algunos años, convirtiéndolo en el principal testigo de esta personalidad extravagante y original. “Aquí todo es recargado, no me gustan los espacios vacíos porque parecen con poca historia”, dice Juanita. Por esto, miles de telas, papelesmurales, objetos y cachureos que veneran nuestra fauna, nuestra cultura y la mente creativa de esta mujer no dejan escapar espacio vacío y confirman la total libertad con que Juanita ha querido vestir su hogar.

“Todo tiene un significado, lo he ido comprando o me lo han regalado con amor”, explica. Así, por ejemplo, los baberos que su hija en algún momento ocupó no dudó en colgarlos desde el techo del dormitorio para que decoraran lúdicamente, o las piezas artísticas que instaló en el living, que van desde unas enormes cajas de fósforos hasta un retrato de ella regalado por su amigoHugo Grisanti, esconden fuertes recuerdos.

Y claro está, si ideas y amistades tienemiles, sobre todo quienes la rodean dentro del mismo barrio y que seguidamente la vienen a visitar o la acompañan en sus caminatas junto a Esperanza. A Juanita todo el mundo la conoce y la quiere, y la respuesta está en su personalidad encantadora.

“Tengo amigos por todas partes y si estoy enferma o de cumpleaños todo el vecindario se entera y viene a visitarme”, comenta, y justo en ese momento tocan el timbre. Nos despedimos.

publicacion de masdecoracion