Sentidos agudos

En la cárcel ocurre un fenómeno que muchos desconocen.

Este año mágica y maravillosamente han salido en libertad muchas de las integrantes de Manos Libres. Algunas con salida dominical, otras con todo el fin de se_DSC1791mana y las más afortunadas con plena y total.

Me impresioné mucho cuando me contaron qué pasaba con esos órganos que olvidamos con tanta facilidad.

Ahí adentro todos los sentidos tienen un límite. Hasta eso tiene principio y fin.

Entonces pasa que ellas no saben que por la calle Arturo Prat hay una torre inmensa que sienten como tsunami reventando apenas ponen un pie afuera.

En general las mujeres de Manos Libres cumplen condenas muy largas, entonces cuando entraron no había ni medio ladrillo donde hoy está esa mole.

Además la hora de salida de una interna son las 0:00. Y sumémosle que hace años no escuchan un sonido tan cotidiano como el motor de una micro, el rugido de una bocina ni tienen conciencia de que su techo termina alrededor de dos metros antes que el que las cobijó en los años de prisión.

¿Es fácil salir en libertad?

No olvidemos, como lo hizo la ley, que muchas mujeres salen sin ningún ser humano esperándolas afuera, sin plata para una tarjeta bip ni menos un pasaje en ningún medio.

¿Y si la vida nos obligara a delinquir antes de los veinte metros que separan la cárcel de Vicuña Mackenna?