Un buen día pisé la cárcel

Manos Libres se llamó así un buen o mal día en que descubrí que todas en la cárcel tenían celulares, ese día se produjo al poco andar, en realidad debe haber sido el mismísimo día que pisé por primera vez este lugar. Pensé y pienso que es lo primero y único que debiera permitir Gendarmería. Sí, se hacen estafas telefónicas, pero hoy día desprecio profundamente al que es tan huevón de pararse y partir a un cajero a juntarse con su verdugo.

Entramos con mi amiga Coni, ella muy rubia y de ojos azules, yo  bien negra y peluda. En fin, la distinta era yo. A ella le habían tirado pollos la primera vez que pisó la cárcel, a mí nadie me miró, porque ellas me encontraron negra, sin visos ni rímel, más encima venía de afuera y no era capaz de ponerme ni tacos, ni un buen terraplén fui capaz de sacar para la ocasión.

Y ahí yo, esperando sortear el pollo, y el puto pollo nunca llegó, porque a nadie le importó que yo fuera. Me pidieron cigarros, yo la muy huevona no fumo, me pidieron plata para comprarse confort, yo la muy más huevona les creí y les pasé plata. No necesitaban. Era mentira. Y la que necesito confort soy yo, para sonarme por tonta.

La Coni adoraba a la Carlita, que acababa de parir a su hija, la Yonidíp. Sí, tal cual, así le puso. Ella le compró perlitas y la otra juró por todos los cielos que no las pensaba vender. A los dos días las perlas ya no estaban. A mí me dio rabia, a la Coni le dio lo mismo.

Y yo me hice amiga de la Ale, que me miente cada vez que me ve, hace tres años, y me da lo mismo también, porque en la cárcel que te mientan pasa a ser un privilegio, una muestra de confianza y cercanía, te pichulean porque te sienten que eres de las mismas, que estás en esa categoría cercana.

Eso tengo que contarles hoy, porque es importante que sepan que voy a escribir estupideces acá para que las lean o sigan de largo, porque así nunca más me preguntan cómo voy a la cárcel y por qué no tengo miedo. La respuesta está acá. Yo soy más hocicona, tengo memoria de lo que me han hecho y me creo inspectora de escuela rural.

Este reloj lo hizo la Ale, no hace nada, solo me miente y una vez hizo esto.16-obra_